Colchones: Dolores de espalda durante el sueño

Colchones: Dolores de espalda durante el sueño

La aparición de dolores de espalda durante el sueño es realmente frecuente. Y no siempre se debe a los colchones que utilizamos. De hecho, este es el momento en que, con mayor frecuencia, se adaptan malas posturas que acaban generándolos. En este sentido, seguir una serie de recomendaciones básicas y muy sencillas es vital de cara a evitar que te estropeen uno o varios días. Vamos a comentarte las más importantes.

Cuidar la postura a la hora de dormir

Piensa que, cada día, vas a pasar entre 6 y 8 horas tumbado y, por ello, cuidar tu postura mientras duermes es de vital importancia. Además, ten en cuenta que este es el tiempo en el que la columna puede descansar después de un largo día soportando el peso de tu cuerpo.

La mayoría de los expertos recomienda que se ha de dormir en posición fetal, es decir, tumbado sobre un costado con las caderas y las rodillas flexionadas y con el cuello y la cabeza perfectamente alineados con el resto de la columna, o boca arriba. Además, en caso de que ya existan dolores lumbares, la posición ha de ser siempre boca arriba y con una almohada bajo las rodillas. Dormir boca abajo nunca es recomendable salvo prescripción médica.

Elegir colchón

Más allá de la postura escogida para dormir, contar con una buena base sobre la que dormir es fundamental. En este sentido, hoy en día existen colchones de todo tipo que se ajustan a la perfección a cada tipo de persona y que se adaptan a la curvatura natural de la columna. A este respecto hay que decir que, por norma general, los colchones de dureza media o suave son los más recomendables. Un buen ejemplo es cualquier colchón de la gama Nucol. Este sistema viscoelástico se adapta perfectamente a nuestra columna vertebral y elimina los puntos de presión lo que hace que los músculos se relajen y no sufran tensiones durante el descanso.

De igual modo, elegir cuidadosamente la almohada también es una cuestión muy relevante ya que será la encargada de que el cuello esté en su posición ideal. De hecho, también permiten que la sangre circule mejor durante el sueño e impide que, mientras se está dormido, se varíe la posición inicial y se adopte una más incómoda que acabe generando dolores de espalda.

En definitiva, a la hora de evitar la aparición de dolores de espalda durante el sueño, cuidar la postura en la que se duerme, la cual ha de ser boca arriba o en posición fetal, así como elegir un colchón y una almohada adecuada, son las cuestiones más importantes que se han de cuidar. Si sigues estos consejos, puedes estar seguro de que las posibilidades de que los sufras se reducirán al mínimo.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*