Colchones: 3 Consejos para saber cuándo adquirir uno nuevo

Colchones: 3 Consejos para saber cuándo adquirir uno nuevo

Colchones y descanso efectivo

Descansar es tan fundamental para nuestra salud como muchas otras acciones que realizamos. Dormir en condiciones adecuadas, conseguir un descanso renovador es imprescindible para tener una buena calidad de vida, casi tan importante como comer.

Cuando no se consigue obtener un descanso adecuado muchas de nuestras actividades normales se ven afectadas. Por ejemplo, nuestro rendimiento físico e intelectual se ve mermado, nuestro humor sufre cambios como consecuencia de que nuestro cuerpo acumula un cansancio del que no ha podido deshacerse, nos cuesta afrontar la rutina diaria que se hace mucho más pesada y menos llevadera. Descansar supone reiniciar el cuerpo, dejar atrás un día agotador para poder renovar fuerzas y emprender el siguiente con más fuerza y ganas. Por todo ello, disponer de un buen colchón que nos aporte los beneficios necesarios para alcanzar ese descanso tan necesario es fundamental para nuestro bienestar.

Es importante cambiar nuestro equipo de descanso para cuidar de nuestra salud. A continuación se muestran unas pautas para reconocer el momento en que es necesario un cambio de nuestro colchón:

– Cuando nos levantamos cansados, especialmente si se notan dolores musculares o lumbares, el responsable más probable de este malestar suele ser el colchón. No disponemos de una superficie adecuada para que nuestro cuerpo se libere del cansancio acumulado durante la jornada por lo que se acumula inevitablemente.

– Cuando nuestro equipo de descanso tiene entre ocho y diez años. El tiempo máximo de duración de un colchón es de diez años, pero este dato no es igual para todos los colchones, depende de los materiales con que esté fabricado, de los usos que se le de, etc.
– Cuando el colchón está hundido o deformado. La vida de nuestro equipo de descanso depende del uso que se le de, por eso si se observa que pierde firmeza, se hunde o presenta deformidades, puede ser debido a la características de peso de las personas que lo utilizan o a que no se ha realizado un adecuado mantenimiento del mismo como es el caso de voltearlo o ventilarlo.

– Cuando cambian nuestras características físicas. A lo largo de la vida las personas cambian, modifican su peso, se producen cambios cuando se pasa de la niñez a la edad adulta, etc. Cada colchón debe adaptarse a las condiciones de cada persona, por lo que si se experimenta algún cambio importante como ganar peso, un embarazo, etc. es importante tener presente que nuestro equipo de descanso ya no se adaptará a nuestras necesidades y será conveniente cambiarlo.

– Cuando se usa un somier desgastado. El somier sobre el que descansará el colchón es el principal responsable de las deformaciones que pueda sufrir dicho colchón. De esta forma si estamos empleando un somier desgastado con un colchón nuevo es muy probable que acabe estropeándose.

Cambiar el colchón cuando es necesario, cuando se observa que las características de éste ya no son como eran, que ha perdido su capacidad de hacernos descansar adecuadamente, es un requisito imprescindible para que la vida y su estrés diario sea mucho más llevadera y confortable.

Desde colchones Gomarco te deseamos siempre un excelente descanso y esperamos que nuestros consejos te sirvan para mejorar tu calidad de vida

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*